Posts Tagged ‘Cumplimiento de normas’

Confianza en nuestras TI

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez, CTO EMC España. Un veterano con 20 años de experiencia tecnológica y comercial en el mundo de las TI. Sus clientes son su fuente favorita de información. Valora a EMC como un germen de innovación permanente @alexgimenezf

Las Tecnologías de la Información están en permanente evolución para alinearse con el negocio y responder mejor a sus tres grandes requerimientos genéricos: Reducir los costes, incrementar los beneficios y reducir el riesgo.

Como muestra de esta adaptación, últimamente asociamos de forma inmediata contención de costes con el desarrollo de Cloud Computing, así como el requerimiento de Incrementar el beneficio conduce a Big Data y su promesa de transformación del negocio. La reducción de riesgos la asociamos con un concepto que en EMC denominamos Confianza (del inglés Trusted IT).

Confianza significa simplemente que los sistemas funcionen de acuerdo con las expectativas en cuanto a disponibilidad, integridad y seguridad. La importancia de este concepto, aparentemente tan sencillo, se ve potenciada por la adopción de arquitecturas en nube y la generalización de la movilidad.

Hace tan sólo unos años las organizaciones permitían el acceso remoto de un limitado número de usuarios sólo a ciertas aplicaciones corporativas, como el correo. Esto hoy ha evolucionado hacia una plantilla que utiliza sus dispositivos móviles al servicio del negocio, a través de aplicaciones que pueden residir en la nube, con fuentes de datos internas y externas que son accedidas a través de internet y redes wireless desconocidas.

Esto implica que tenemos que construir un entorno de TI en el que podamos confiar, pese a que contenga elementos e infraestructuras que no controlamos ni gestionamos directamente; un entorno de TI fiable y dinámico en un mundo de infraestructuras virtuales y usuarios móviles.

Confianza en nuestra TI

Disponibilidad, Integridad, Seguridad, Gobierno…

La señalada ubiquidad de los usuarios y la variedad de las aplicaciones que utilizan incrementan la presión hacia la disponibilidad continua de los servicios más críticos, sin excepciones. No se trata, pues, de prevenir la caída de un servidor, sino incluso de evitar que el Datacenter sea un punto único de fallo. Esto se traduce en la necesidad de prestar servicio de forma transparente desde múltiples localizaciones activas, así como en la monitorización y total automatización de las respuestas ante fallos, evolucionando el concepto de Disaster Recovery hacia el de Disaster Avoidance.

La alta disponibilidad de sistemas e infraestructuras no elimina la necesidad de disponer de mecanismos que garanticen la integridad lógica de la información. Basta con pensar en el ataque de un virus para entender que la corrupción puede expandirse de uno a otro sistema, de uno a otro datacenter; así, el backup sigue siendo necesario, pero evoluciona desde una copia congelada en un momento fijo en el tiempo hacia el concepto de recuperación continua, que permite restaurar a cualquier punto. O sea poder recuperar al instante anterior, a un parche o al cierre de las oficinas de ayer o al final del batch de facturación.

Según los activos digitales sean más abstractos y se encuentren en fuentes diversas que pueden ser internas o externas e incluso públicas, aparecen en las organizaciones nuevos requerimientos de gobierno, cumplimiento normativo y control de riesgos que permitan identificar cuál es la información crítica, dónde reside y si se utiliza de acuerdo con las normativas o regulaciones que le afectan.

Confianza trata también sobre la prevención, detección e investigación de ataques sofisticados que pudieran producirse sobre nuestra organización, agilizando la respuesta y reduciendo las ventajas de los atacantes.

En definitiva, una infraestructura de TI transmite confianza cuando permite a las organizaciones obtener todas las ventajas de las tecnologías emergentes, mejorando el servicio y reduciendo los riesgos y los costes operacionales. Sabemos que los incidentes van a seguir produciéndose, pero trabajamos para que los usuarios no lo perciban y la organización no sufra sus consecuencias. Una apuesta por la innovación permanente.

Optimizar lo optimizado

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez, CTO EMC España. Un veterano con 20 años de experiencia tecnológica y comercial en el mundo de las TI. Sus clientes son su fuente favorita de información. Valora a EMC como un germen de innovación permanente @alexgimenezf

Esta semana, un par de reuniones en distintos foros me han obligado a reflexionar acerca de las tecnologías de información, y su papel como impulsores de un cambio permanente en nuestra relación con las administraciones y empresas.   

Por empezar con un recuerdo, la digitalización del Boletín Oficial del Estado  supuso facilitar el acceso inmediato de los usuarios desde su domicilio y ahorrar más de 6 millones de euros y 3.500 toneladas de papel anuales. Evitó la tala de miles árboles y el consumo de millones de litros de agua y kilovatios de electricidad. Ahorro económico y responsabilidad ambiental de la mano. ¿Suena antiguo? Bueno, la desaparición definitiva de la edición en papel se produjo en 2009…

Cualquiera de los que estamos sujetos a la declaración de hacienda conocemos la evolución de este proceso. Hace poco más de una década el sistema habitual  pasaba por recolectar múltiples certificados de empresa y bancarios, añadirles fotocopias de documentos y  comprar un sobre donde había al menos dos formularios, el ‘bueno’ para presentar en la delegación de hacienda y el ‘borrador’, que rellenábamos a lápiz. Todo este proceso, de recolectar material, interpretar los formularios, y calcular ingresos y gastos tenía reminiscencias escolares que alcanzaban su clímax en la tarea de ‘pasar a limpio’ la declaración.  La de este año me ha llevado unos cinco minutos, los necesarios para confirmar el borrador. Básicamente, un click.

Click, y hacemos una transferencia bancaria, sin abandonar nuestro puesto de trabajo, sin consumo de combustible, sin rellenar un papel. Click y la radiografía se realiza, se archiva y se transfiere a nuestro médico sin envíos al laboratorio ni revelados que tardan días, sin elementos contaminantes. Click y obtengo mi seguro de viaje cinco minutos antes de embarcar, sin agobios, otro click y me bajo un vídeo para el vuelo…  Las administraciones y las empresas se encuentran en un ciclo de permanente mejora del servicio al ciudadano o cliente, que se entremezcla con la búsqueda también continua de eficiencias y ahorros.

¿Y ahora?

 

El hecho de que las TI se orienten a mejorar los procesos de servicio o negocio no implica que a su vez no puedan ser optimizadas. Actualmente algo más del 70% del gasto en tecnologías de la información se dedica a mantener en funcionamiento aquello que ya hemos implantado, es decir, el software,  los servidores, la infraestructura en general,  la electricidad, etc.  Esto nos deja menos del 30% para invertir en la búsqueda de nuevas eficiencias o mejoras de servicio, en definitiva, menos de un tercio dedicado  a la innovación.  

En este sentido, Cloud Computing aparece como la siguiente vuelta de tuerca para optimizar aquello que ya fue digitalizado e informatizado.  Los proyectos Cloud  promueven:

  • Virtualizar las infraestructuras físicas para reducir tanto sus costes de adquisición como de despliegue, los costes asociados al espacio físico o los energéticos, colaborando a reducir la huella de CO2.
  •  Incrementar la automatización para reducir los costes operacionales y las posibilidades de error. Menos operaciones manuales, servicios más disponibles.
  •  Agilizar la puesta en marcha de nuevas aplicaciones o servicios mediante infraestructuras más flexibles, sin la necesidad de iniciar pesados procesos de compra e instalación de infraestructura con cada proyecto.
  • Proporcionar TI como un servicio, incluso como un autoservicio, donde la provisión se realiza bajo demanda y en el momento en el que se necesita. Absorber los picos de trabajo cuando se producen sin tener  que mantenerlos todo el año. Optimización del gasto.
  • Estandarizar, garantizar la seguridad y el cumplimiento de normativas de forma homogénea, independientemente de dónde se procesa la información.

En definitiva, podemos considerar estos proyectos de transformación como prioritarios, y más aún en tiempos de presupuestos ajustados. Se trata de reducir los costes que ya tenemos para poder incrementar la inversión en innovación.  Cloud continúa en la línea de lo que venimos haciendo en TI; innovar, hacer nuestra vida más fácil, y mejorar la competitividad de nuestras empresas.

Videos Recomendados

Expand The Data Lake: New Data Lake, New Breakthroughs

Archivo del Blog

  • 2016 3
  • 2015 20
  • 2014 7
  • 2013 16
  • 2012 21
facebook
twitter
linkedin
youtube
rss