Posts Tagged ‘cloud computing’

Viejos conocidos: SAP y EMC

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez, CTO EMC España. Un veterano con 20 años de experiencia tecnológica y comercial en el mundo de las TI. Sus clientes son su fuente favorita de información. Valora a EMC como un germen de innovación permanente @alexgimenezf

Estas últimas semanas, y por múltiples razones que han coincidido en el tiempo, SAP se ha convertido en un tema recurrente de conversación en EMC.

Por un lado, nuestro departamento de TI ha puesto en producción lo que se denomina internamente proyecto ‘Propel’. Este proyecto consiste en la renovación de la plataforma que soporta el núcleo de los procesos de negocio de EMC, mediante un conjunto de soluciones basadas en el software empresarial de SAP.

Por otro lado, EMC y CISCO acaban de cualificar y lanzar al mercado la primera solución conjunta de infraestructura para SAP/HANA (https://community.emc.com/docs/DOC-17076).  HANA es una base de datos en memoria que parece destinada a convertirse en piedra angular de la mayor parte de las aplicaciones de SAP y, por tanto, de su estrategia.

La solución ahora cualificada se compone de software de SAP, servidores UCS de Cisco y almacenamiento VNX de EMC. Se trata de una configuración preparada para responder a las necesidades de crecimiento  de estos entornos en los tiempos del Big Data, sin descuidar las exigencias de rendimiento extremo que se esperan de una plataforma  ‘in memory’. O sea, una solución con capacidad de escalar de forma lineal (scale-out). Esta configuración es la primera de una serie de soluciones alrededor de SAP, que actualmente se están probando en nuestros laboratorios y  esperamos ver cualificadas próximamente.

Algunas de las ventajas que los clientes obtendrán de esta plataforma son un rendimiento predecible y una gestión integrada y simplificada de los distintos componentes, así como unos niveles de disponibilidad acordes con la criticidad de la plataforma a la que proporcionan servicio. En definitiva, reducción de los riesgos derivados de la infraestructura que una renovación de aplicaciones de este calado puede implicar y contención de los costes de explotación.

Otras áreas de colaboración entre ambas compañías, esta vez incluyendo a VMware, tienen que ver con las iniciativas de virtualización y cloud computing (http://www.sap.com/news-reader/index.epx?pressid=17747 ). SAP está transformando su oferta tecnológica con HANA, y lo hace atendiendo a múltiples demandas del mercado, entre las que figuran en lugar destacado los conceptos de desarrollo de la nube. La oportunidad para nuestros clientes es clara: la evolución de cualquier plataforma SAP en general y la introducción de HANA en particular constituye un buen momento para la revisión de la infraestructura que la soporta, adecuándola al nivel de servicio e innovación del nuevo software.

Las tendencias en esta materia apuntan hacia la transformación de las plataformas legacy y a favor de la estandarización sobre plataformas x86, reduciendo los costes asociados al hardware y favoreciendo la virtualización de las aplicaciones, pilares básicos en el desarrollo de una estrategia cloud,  junto con la capacidad de gestionar el crecimiento, la velocidad de despliegue y la automatización. Todas estas son tareas en las que EMC y VMware juegan un papel de primera fila ayudando a sus clientes a articular TI como un servicio.

EMC y SAP mantienen una relación multidimensional desde hace más de quince años. EMC es cliente de SAP, SAP es cliente de EMC y ambas compañías mantienen una relación de colaboración en la optimización y puesta a punto de soluciones. El resultado de esta relación es muy positivo para EMC, quien de acuerdo con los reportes de IDC(1) es líder de almacenamiento en entornos SAP. SAP es líder en el desarrollo de software de gestión empresarial. La colaboración entre ambas empresas proporciona una base sólida de confianza para nuestros mutuos clientes.

Ver el video “Transform SAP With Cloud And Big Data”

(1 IDC Storage User Demand Study, Fall 2011)

Universos abiertos

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez, CTO EMC España. Un veterano con 20 años de experiencia tecnológica y comercial en el mundo de las TI. Sus clientes son su fuente favorita de información. Valora a EMC como un germen de innovación permanente @alexgimenezf

Mi primer trabajo serio, tras varias experiencias como free-lance, me llevó a finales de los ’80 a trabajar en el departamento de informática de un gran banco, un entorno mainframe. Un mainframe no era un ordenador cualquiera. Los que trabajábamos en este entorno destilábamos entonces un cierto orgullo profesional, fruto de trabajar con los que se anunciaban como los ordenadores más grandes del mundo. 

En aquel momento y en aquel entorno, el mainframe era el centro de un universo alrededor del cual giraba todo. Y todo significa TODO. Los sistemas de almacenamiento en disco, las cintas y cartuchos, las impresoras, todos ellos tratados como subsistemas o periféricos. Los terminales y las comunicaciones (específicas),  los sistemas de alimentación eléctrica y la refrigeración por agua. Los analistas de sistemas, operadores, planificadores, desarrolladores, responsables de seguridad…e incluso los managers. El Datacenter orbitando alrededor de una única plataforma, un universo autocontenido y de fronteras conocidas.

Hoy el mainframe convive con sistemas abiertos que coexisten  a su vez con sistemas virtuales los cuales  pueden componerse en forma de nube. Los sistemas de almacenamiento proporcionan servicio a múltiples plataformas heterogéneas simultáneamente. Las redes de comunicaciones, los sistemas eléctricos y de climatización tienden a la estandarización, comunes para todas las plataformas. Y estas plataformas son ahora  las que orbitan alrededor de las personas, donde es común que un técnico de sistemas, por ejemplo, tenga a su cargo algunos centenares de sistemas virtuales.

En definitiva, se trata de un universo más abierto, donde las fronteras se expanden, no sólo en término de plataformas o localizaciones, sino incluso empresas distintas. Si utilizo uno o múltiples  proveedores de servicio, conceptualmente mi datacenter llega hasta allí e incluso alcanza a un usuario final cuyo terminal es heterogéneo, inteligente y móvil. Un espacio vasto y en permanente expansión.

En este nuevo entorno, algunas habilidades aparecen o se potencian en nuestras organizaciones.  La primera es, quizá la de pensar en nosotros mismos como parte del negocio y no solamente como un centro de costes, esto es, hacer nuevas propuestas, añadir valor a la cadena productiva. 

Hay que potenciar la visión estratégica, y más en este momento de presupuestos bajo presión, analizar las oportunidades de crecimiento del negocio a medio y largo plazo. Explorar nuevos modelos de arquitecturas y explotación. Conocer la oferta de servicios generada a nuestro alrededor, en infraestructura, plataforma y aplicaciones. Escoger las opciones más adecuadas para cada departamento o servicio, en función del  valor y coste.

Construir arquitecturas globales a través de distintas tecnologías.  Planificar la convivencia o integración entre los sistemas y arquitecturas. Medir la calidad de nuestro servicio y pasar la factura a quien corresponda.

Y hay que lidiar con los nuevos usuarios, nacidos digitales, innovadores, indisciplinados, y más productivos, acostumbrados a navegar por universos abiertos y difíciles de encerrar en el datacenter. Todo ello no sólo manteniendo sino incrementando la seguridad de nuestros datos y procesos.

Seguramente veremos aparecer nuevos perfiles para cubrir algunas de estas necesidades, pero en cualquier caso, algo queda claro: No nos vamos a aburrir.  

 

 

 

 

 

Nube hasta en la Tele

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez, CTO EMC España. Un veterano con 20 años de experiencia tecnológica y comercial en el mundo de las TI. Sus clientes son su fuente favorita de información. Valora a EMC como un germen de innovación permanente @alexgimenezf

Aunque la tecnología de la información avanza cada día, de tanto en tanto asistimos a la aparición de un concepto disruptivo que se traduce en una nueva marca tecnológica. Estas denominaciones suelen responder a una mezcla de necesidades de entorno y tecnologías aplicadas en forma de solución, junto con algún aliño de marketing y cierta difusión mediática.   

Sistemas Abiertos, Cliente Servidor, Computación en red…así, y como digno heredero de otras olas de las ciencias de la computación, hace unos tres años tropezamos con Cloud Computing. La nube como denominación tiene una gran fuerza descriptiva, resume en una sola palabra muchos aspectos de la actual  transformación de TI, aunque la primera vez que la oyes resulta un poco gaseosa. Como sucede con todos los conceptos nuevos, generó cierta perplejidad y debate. De hecho, recuerdo las divertidas discusiones iniciales acerca de lo que era y lo que no era “Cloud”.

Cloud es computación en Internet, decían los partidarios de la simplificación. Cloud es Infraestructura o Software o Plataformas ofertadas como servicio, opinaban otros. Cloud es un simple  ‘rebranding’ del conjunto de todas las cosas que ya hacíamos en TI, terciaba algún escéptico. Algunos aportaban la socorrida definición de Wikipedia, lo que daba lugar a una nueva polémica: ¿Es Wikipedia parte de la nube?… Y así, cada tertuliano disponía de su propia definición.

Las olas tecnológicas de éxito esconden una nueva forma de hacer las cosas, o sea, un proceso de transformación. Esto significa tiempo para comprender el nuevo  concepto así como el valor que añade al negocio o servicio, superación de la resistencia al cambio (¡siempre lo hicimos así!) y finalmente entrar en la etapa de adopción a velocidad de crucero.  

El estado de la Cloud

El pasado 10 de mayo asistí al evento Cisco ‘Rock the Cloud’ como ponente, lo que me sirvió para pulsar el estado de la nube una vez más. De su nivel de aceptación dio fe el número y la calidad de los asistentes, de su grado de implantación, la variada panoplia de propuestas tecnológicas y casos de éxito de clientes y proveedores de servicios que participaron él.

En las sesiones hablamos de Cloud como una forma más flexible de acometer los tradicionales problemas de TI, sean de dispersión geográfica, de volumen o capacidad de proceso.  También hablamos de algunos requerimientos como escalabilidad sin precedentes, foco en seguridad y automatización.  En la mayoría de las ponencias se hizo referencia directa o indirecta a cómo la Cloud conduce a modelos económicos más rentables  a través de economías de escala, compartición y pago por uso. Menores CapEx y OpEx, mejor nivel de servicio. 

Para los profesionales de TI, la Cloud tiene además un elemento de transformación adicional, se trata de la forma en que percibimos el servicio que proporcionamos a nuestras compañías;  nuestro propio servicio. Ya no somos el único proveedor de nuestras empresas, sino que en ciertos proyectos comparamos nuestra oferta  con la de proveedores externos, sean de infraestructura o de aplicaciones. ¿Qué modelo de explotación resulta más conveniente para este proyecto?, ¿cuál será desplegado antes?, ¿qué costes de puesta en marcha y mantenimiento llevan aparejados?, etc.  En definitiva, nube privada, nube híbrida o pública. Nuestro departamento de TI como proveedor y asesor de referencia, pero no exclusivo.     

Tras el evento de Cisco, ese mismo jueves, volví a casa y encendí la tele. Toni Garrido presentaba  un programa llamado ‘La Nube’. Aquel concepto un tanto etéreo en sus orígenes, objeto de polémica de expertos,  se ha convertido hoy  en un término aceptado y presentado hasta en los medios de comunicación de masas. La nube goza de buena salud.

 

 

Optimizar lo optimizado

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez, CTO EMC España. Un veterano con 20 años de experiencia tecnológica y comercial en el mundo de las TI. Sus clientes son su fuente favorita de información. Valora a EMC como un germen de innovación permanente @alexgimenezf

Esta semana, un par de reuniones en distintos foros me han obligado a reflexionar acerca de las tecnologías de información, y su papel como impulsores de un cambio permanente en nuestra relación con las administraciones y empresas.   

Por empezar con un recuerdo, la digitalización del Boletín Oficial del Estado  supuso facilitar el acceso inmediato de los usuarios desde su domicilio y ahorrar más de 6 millones de euros y 3.500 toneladas de papel anuales. Evitó la tala de miles árboles y el consumo de millones de litros de agua y kilovatios de electricidad. Ahorro económico y responsabilidad ambiental de la mano. ¿Suena antiguo? Bueno, la desaparición definitiva de la edición en papel se produjo en 2009…

Cualquiera de los que estamos sujetos a la declaración de hacienda conocemos la evolución de este proceso. Hace poco más de una década el sistema habitual  pasaba por recolectar múltiples certificados de empresa y bancarios, añadirles fotocopias de documentos y  comprar un sobre donde había al menos dos formularios, el ‘bueno’ para presentar en la delegación de hacienda y el ‘borrador’, que rellenábamos a lápiz. Todo este proceso, de recolectar material, interpretar los formularios, y calcular ingresos y gastos tenía reminiscencias escolares que alcanzaban su clímax en la tarea de ‘pasar a limpio’ la declaración.  La de este año me ha llevado unos cinco minutos, los necesarios para confirmar el borrador. Básicamente, un click.

Click, y hacemos una transferencia bancaria, sin abandonar nuestro puesto de trabajo, sin consumo de combustible, sin rellenar un papel. Click y la radiografía se realiza, se archiva y se transfiere a nuestro médico sin envíos al laboratorio ni revelados que tardan días, sin elementos contaminantes. Click y obtengo mi seguro de viaje cinco minutos antes de embarcar, sin agobios, otro click y me bajo un vídeo para el vuelo…  Las administraciones y las empresas se encuentran en un ciclo de permanente mejora del servicio al ciudadano o cliente, que se entremezcla con la búsqueda también continua de eficiencias y ahorros.

¿Y ahora?

 

El hecho de que las TI se orienten a mejorar los procesos de servicio o negocio no implica que a su vez no puedan ser optimizadas. Actualmente algo más del 70% del gasto en tecnologías de la información se dedica a mantener en funcionamiento aquello que ya hemos implantado, es decir, el software,  los servidores, la infraestructura en general,  la electricidad, etc.  Esto nos deja menos del 30% para invertir en la búsqueda de nuevas eficiencias o mejoras de servicio, en definitiva, menos de un tercio dedicado  a la innovación.  

En este sentido, Cloud Computing aparece como la siguiente vuelta de tuerca para optimizar aquello que ya fue digitalizado e informatizado.  Los proyectos Cloud  promueven:

  • Virtualizar las infraestructuras físicas para reducir tanto sus costes de adquisición como de despliegue, los costes asociados al espacio físico o los energéticos, colaborando a reducir la huella de CO2.
  •  Incrementar la automatización para reducir los costes operacionales y las posibilidades de error. Menos operaciones manuales, servicios más disponibles.
  •  Agilizar la puesta en marcha de nuevas aplicaciones o servicios mediante infraestructuras más flexibles, sin la necesidad de iniciar pesados procesos de compra e instalación de infraestructura con cada proyecto.
  • Proporcionar TI como un servicio, incluso como un autoservicio, donde la provisión se realiza bajo demanda y en el momento en el que se necesita. Absorber los picos de trabajo cuando se producen sin tener  que mantenerlos todo el año. Optimización del gasto.
  • Estandarizar, garantizar la seguridad y el cumplimiento de normativas de forma homogénea, independientemente de dónde se procesa la información.

En definitiva, podemos considerar estos proyectos de transformación como prioritarios, y más aún en tiempos de presupuestos ajustados. Se trata de reducir los costes que ya tenemos para poder incrementar la inversión en innovación.  Cloud continúa en la línea de lo que venimos haciendo en TI; innovar, hacer nuestra vida más fácil, y mejorar la competitividad de nuestras empresas.

Clientes, Partners y Aliados Tecnológicos en una nueva solución virtual: EMC VSPEX

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez

Alejandro Giménez, CTO EMC España. Un veterano con 20 años de experiencia tecnológica y comercial en el mundo de las TI. Sus clientes son su fuente favorita de información. Valora a EMC como un germen de innovación permanente @alexgimenezf

EMC ha presentado el pasado jueves VSPEX, una solución completa de infraestructura virtual  desarrollada en colaboración con sus aliados tecnológicos, comercializada por el canal,  y probada y validada por EMC con el objetivo de agilizar proyectos de adopción de nube privada y virtualización de puestos de trabajo.

Estos aliados tecnológicos, Brocade, Cisco, Citrix, Intel, Microsoft y VMware,  son una representación solvente de las mejores tecnologías disponibles en el mercado para la transformación hacia el Cloud Computing. El sistema VSPEX ofrece sistemas de almacenamiento y backup de EMC con distintas combinaciones de  tecnologías de estos fabricantes, para adaptarse  a las necesidades concretas de un cliente (servidores, hipervisor, comunicaciones), y abierto a validar configuraciones de otros proveedores en el futuro.

Básicamente se trata de dotar de vida a toda una colección de especificaciones, arquitecturas de referencia y mejores prácticas que abandonan el papel para convertirse en una solución completa y probada suministrada en exclusiva por los partner y mayoristas del programa Velocity de EMC . VSPEX orienta sus configuraciones iniciales a dos grandes casos de uso:

  • Implantación de nube privada, contemplando dimensionamientos iniciales de entre 50 y 250 máquinas virtuales con VMware vSphere o Microsoft Hyper-V.
  •  Virtualización del puesto de trabajo, entre 50 y 2000 puestos virtuales con VMware View o Citrix XenDesktop.

El mayor protagonismo de esta oferta reside, pues, en estos partners formados y capacitados por EMC que se apoyan en sus especificaciones para traducirlas en una oferta completa y real, preparada para su implantación inmediata en el entorno del cliente. Para reconocer el esfuerzo del partner y dotarle de mayor visibilidad, su logotipo figurará en todos los sistemas VSPEX que distribuya, junto al de EMC.

EMC pone a disposición de sus partners los laboratorios VSPEX (VSPEX labs), una reinterpretación del e-Lab de EMC, que con una inversión de 3.000M$ y atendido por más de 100 ingenieros es el más completo laboratorio de interoperabilidad del mundo. Los partners de EMC están invitados a utilizarlos tanto para validar nuevas infraestructuras o configuraciones como para hacer demos en vivo a sus clientes. Su uso es proporcionado por EMC bajo demanda del partner just-in-time, obviamente en modo nube y por supuesto con disponibilidad 24*7*365, cumpliendo algunas de las características que los clientes buscan en el Cloud Computing.  

Todo este esfuerzo de pre-validación y prueba de configuraciones se dirige a facilitar flexibilidad y capacidad de elección a aquellos clientes que se sienten más cómodos utilizando componentes de su preferencia en su viaje hacia la nube, a la vez que proporciona seguridad en que la solución va a implantarse en un plazo de tiempo muy ágil. O sea, una puesta en marcha de las aplicaciones más rápida,  mientras se reducen los riesgos y se ayuda al partner a focalizar en el servicio al cliente y no en la gestión de problemas de integración e implantación.

En definitiva, los nuevos sistemas VSPEX significan una reafirmación del compromiso de EMC con el canal, al que incorporan en sus iniciativas de marca y marketing, y con sus clientes a los que proporcionan un nuevo entorno simple, eficiente flexible en su camino hacia la nube.

Videos Recomendados

Expand The Data Lake: New Data Lake, New Breakthroughs

Archivo del Blog

  • 2016 3
  • 2015 20
  • 2014 7
  • 2013 16
  • 2012 21
facebook
twitter
linkedin
youtube
rss